RELATIVISMO Y PLURALISMO SOCIO-POLÍTICO.

Publicado en por LUIS TORRES

Puede parecer absurdo calificar la independencia de pensamiento como “pecado”, pero hay ciertos grupos que así lo sienten, y de esa forma lo vivencian.

El concepto “pecado” no necesariamente tiene una connotación religiosa. Supone una transgresión a lo convencional y a lo que se considera como lícito y políticamente correcto.

Unidad de pensamiento vs uniformidad.

Una confusión común es creer que “unidad de pensamiento” es “uniformidad”. Es decir, creer que estar de acuerdo es que todos piensen “igual”. Una idea muy tradicional en grupos religiosos y políticos. Lamentablemente, eso va en contra de una característica fundamental del ser humano que es la individualidad.

Sostener que la unidad implica uniformidad es atentar en contra del ser humano. Una persona capaz de pensar, siempre generará pensamientos que en algún sentido son diferentes a otros.

La uniformidad supone la anulación de la individualidad. Cuando se pretende que todo el mundo tenga el mismo tipo de pensamiento, se anula un valor fundamental que es la capacidad de ser único. Esta forma de pensar lleva a excesos como:

  • MANIPULACIÓN:La ignorancia favorece la manipulación. 
  • FALTA DE RESPETO:Porque se tiende a rechazar a todo aquel que se salga de la “norma uniforme”. 
  • FANATISMO:Porque se tiende a tener apego estricto e irrestricto a la coma y la letra de lo establecido como uniformidad. 
  • EXTREMISMO:Es una tendencia típica de los seres humanos que cuando se establece la norma por sobre el individuo lo que se crea es un ambiente tóxico. 
  • PERSECUCIÓN:Se tiende a perseguir a todo aquel que escapa a lo normativo o que se salga de lo que la uniformidad dicta. 
  • VIOLACIÓN DE LOS DERECHOS:En la práctica se niega el derecho a la libre conciencia y libre expresión, porque en un contexto de uniformidad la opinión libre se la lee como disensión, rebeldía o atentado contra el buen funcionamiento del grupo. 

La uniformidad es un criterio que establece un solo pensamiento, sin dar lugar a la discrepancia. El peligro de la uniformidad es que se tiende a absolutizar una forma de pensar, como si fuera la única manera de resolver un problema o la única perspectiva posible. A lo largo de la historia todas las dictaduras religiosas, políticas, económicas o sociales, han tenido como denominador común dicho planteamiento.

Consenso y discrepancia.

En esta misma línea de pensamiento, es peligroso equivocar la función del consenso, que no es otro que buscar puntos de acuerdo para poder sentar bases para poder avanzar. Suponer que el consenso es definitivo y que no admite revisión posterior, es convertir la base consensual en dogma absoluto.

La discrepancia es una característica fundamental del buen desarrollo humano. Cuando se elimina al que discrepa o se castiga el disenso, lo único que se logra es el establecimiento de la barbarie dogmática y el despotismo del que defiende la norma establecida.

No existen verdades absolutas a las cuales pueda acceder el ser humano de manera indiscutible. Lo que existen son certezas provisorias, mientras se sigue investigando y avanzando hacia otro estadio de mayor comprensión. Sostener que se tiene una verdad absoluta es auto divinizar al ser humano y eso, por lo menos, es una pretensión infantil.

La historia muestra que los defensores de verdades absolutas han terminado tomando la espada para defender su postura, quemando a sus detractores, instaurando dictaduras fascistas, nazistas, nacionalistas y todos los istas que se le ocurran, porque todas tienen un solo elemento en común: La creencia en que se tiene una verdad indiscutible, inalienable y absoluta y caemos en:.
 

 

 

  • Descalificaciones. 
  • Enojos. 
  • Gritos. 
  • Calumnias. 
  • Malicia. 
  • Hablar mal de otros (maledicencia). 
  • Rumores. 
  • Habladurías. 
  • Discriminación. 
  • Soberbia. 
  • Orgullo. 

http://2.bp.blogspot.com/_cBdO6Tnp16U/SAVO4nkYYsI/AAAAAAAAAB0/HlmWlQXZYgo/s320/xeno.jpg

Etiquetado en SOCIEDAD ARGENTINA.

Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:

Comentar este post